IR A JESUS [Jn 6.35-51]

Jesús les respondió:
—Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca volverá a tener hambre; el que cree en mí no tendrá sed jamás. Pero ustedes no han creído en mí, a pesar de que me han visto. Sin embargo, los que el Padre me ha dado vendrán a mí, y jamás los rechazaré. Pues he descendido del cielo para hacer la voluntad de Dios, quien me envió, no para hacer mi propia voluntad. Y la voluntad de Dios es que yo no pierda ni a uno solo de todos los que él me dio, sino que los resucite, en el día final. Pues la voluntad de mi Padre es que todos los que vean a su Hijo y crean en él tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día final.
Entonces la gente comenzó a murmurar en desacuerdo, porque él había dicho: «Yo soy el pan que descendió del cielo». Ellos se decían: «¿Acaso no es éste Jesús, el hijo de José? Conocemos a su padre y a su madre. ¿Y ahora cómo puede decir: “Yo descendí del cielo”?».
Jesús les contestó: «Dejen de quejarse por lo que dije. Pues nadie puede venir a mí a menos que me lo traiga el Padre, que me envió, y yo lo resucitaré en el día final. Como dicen las Escrituras: “A todos les enseñará Dios”. Todos los que escuchan al Padre y aprenden de él, vienen a mí. (No es que alguien haya visto al Padre; solamente yo lo he visto, el que Dios envió).
»Les digo la verdad, todo el que cree, tiene vida eterna. ¡Sí, yo soy el pan de vida! Sus antepasados comieron maná en el desierto, pero todos murieron, sin embargo, el que coma el pan del cielo nunca morirá. Yo soy el pan vivo que descendió del cielo. Todo el que coma de este pan vivirá para siempre; y este pan, que ofreceré para que el mundo viva, es mi carne».

Juan 6:35-51 (NTV)

Jesús dijo: “El que a mi viene, no lo echo fuera” Él da vida eterna al que se acerca a él y come de él: el pan de vida. El pan que descendió del cielo. Pero ¿cómo podemos ir a él?
El Padre nos da al Hijo. El padre nos escoge si escuchamos Su palabra (v. 45) entonces el que oyó al Padre y aprendió de él, este viene a Jesús.
O sea que el conocimiento de Dios viene por la palabra. Para ir a Jesús hay que creer en Dios primero.
“la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios”
Hay muchos que se acercan a Jesús, lo ven y no creen (v. 36), a estos el Padre no los ha escogido ¿por qué?

porque él sabe de antemano quienes van a recibir al Señor

porque no los conoce, pues ellos no lo buscan

(v. 39-40) la voluntad de Dios es que todos los que ven a Jesús, crean y sean resucitados al final… coman del maná, del pan que descendió del cielo de parte de Dios, que no lo rechacen…
Dios sólo le da pan de vida a los escogidos. Así como el maná sólo caía donde estaba Israel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s