LA OBRA DE DIOS [Jn 6.22-29]

Juan 6:22-29 (NTV) Al día siguiente, la multitud que se había quedado en la otra orilla del lago se dio cuenta de que los discípulos habían tomado la única barca y que Jesús no había ido con ellos. Varias barcas de Tiberias arribaron cerca del lugar donde el Señor había bendecido el pan y la gente había comido. Cuando la multitud vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, subieron a las barcas y cruzaron el lago hasta Capernaúm para ir en busca de Jesús. Lo encontraron al otro lado del lago y le preguntaron:
—Rabí, ¿cuándo llegaste acá?
Jesús les contestó:
—Les digo la verdad, ustedes quieren estar conmigo porque les di de comer, no porque hayan entendido las señales milagrosas. No se preocupen tanto por las cosas que se echan a perder, tal como la comida. Pongan su energía en buscar la vida eterna que puede darles el Hijo del Hombre. Pues Dios Padre me ha dado su sello de aprobación.
—Nosotros también queremos realizar las obras de Dios —contestaron ellos—. ¿Qué debemos hacer?
Jesús les dijo:
—La única obra que Dios quiere que hagan es que crean en quien él ha enviado.

Era una multitud de gente que había sido alimentada milagrosamente. Planeaban apoderarse de Jesús y hacerlo rey (v.15)… pero Jesús se les escapó porque conocía sus intenciones.
Tal vez pensaron “aprovechemos que sus discípulos se fueron y lo dejaron solo para hacerlo rey”
(v. 24) Cuando se dieron cuenta, Jesús ya no estaba (porque se había ido por la noche caminando sobre el agua), entonces se subieron a las barcas que llegaron ese día y fueron a buscarlo.
1) LAS INTENCIONES: Después de los milagros, las intenciones de los corazones de la gente no cambiaron. Seguían yendo por el milagro. Y ahora buscaban un líder para la rebelión.
Israel era una provincia del imperio romano. El deseo de los hombres era liberarse de ese yugo, y al ver a un hombre que movía las masas, que sanaba y hacía milagros, le daba comida a la multitud, pensaron “aquí está nuestra oportunidad”
… pero Jesús no sólo los sanaba, sino que les enseñaba ¿por qué no escuchaban sus enseñanzas? Porque no tenían un corazón dispuesto, tenían otros intereses.
2) JESÚS LAS CONOCE (v. 26)
Dios conoce las verdaderas razones por las que seguimos a Jesús. A él no lo podemos engañar.
“de cierto de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comiste el pan y os saciasteis”
no era porque hubieran creído que El era el Hijo de Dios, era por puro interés
¿Cuál es nuestra motivación? ¿Cuál es la razón por la que buscamos a Jesús?
Buscarlo no es suficiente
¡Tienes que creer! ¡Ve las señales!
3) LA OBRA DE DIOS (v. 27, 29)
LA OBRA DE DIOS ES QUE LOS HOMBRES CREAMOS EN JESUS
Ese es el resumen del propósito de Dios para nosotros: que los hombres crean.
Jesús exhorta a las personas a que no persigan la comida material, sino la espiritual, lo que da vida eterna… ¿qué da vida eterna? – la fe en Cristo
Entonces, ¿por qué debemos trabajar? ¿Cuál es la obra?: LAS ALMAS
Si hago algo para que la gente crea, entonces estoy haciendo la obra.
Si lo que busco es mi prosperidad, mi bendición, mi alimento, entonces no estoy haciendo la obra de Dios ¡Señor, perdóname si he esperado mi bendición en vez de hacer tu obra! Ayúdame a humillarme y realmente hacer todo para que tu cuerpo crezca unido… porque todo lo demás vendrá por añadidura.

Photo by Kyle Johnson on Unsplash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s